LA SEGUNDA VENIDA DEL SEÑOR ESTA CERCA......

LA SEGUNDA VENIDA DEL SEÑOR ESTA CERCA......

martes, 8 de abril de 2014

Como manejar las distracciones en la oración

Como manejar las distracciones en la oración

Algo común en la vida de fe.
Es habitual que cuando estamos orando nos sucedan distracciones. Lo primero es ser conscientes de que no se obtienen todos los frutos de gracia si no oramos con devoción. Y lo segundo es que deberíamos buscar formas para cortar tales distracciones.

ayuno y oracion

Las distracciones pueden ser de nuestros pensamientos agitados o producidas por el entorno físico inmediato. San Bernardo tiene un hermoso cuento sobre ello.

San Bernardo estaba viajando con un pobre campesino sin educación, que se jactaba:
“Yo nunca estoy distraído cuando rezo.”
Bernardo objetó:
“Yo no lo creo. Ahora voy a hacer un trato contigo. Si puedes decir el Padrenuestro sin una distracción, te voy a dar esta mula en la que estoy montando. Pero si no tienes éxito, tienes que venir conmigo y ser un monje.”
El granjero aceptó y comenzó a orar en voz alta con confianza:
“Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre…”
Entonces, después de una pausa por un momento, le preguntó a San Bernardo,
“¿Eso incluye la silla y la brida, también?”
San Francisco de Asís, cuando estaba a punto de entrar en la iglesia para misa o rezar, diría,
 ”pensamientos mundanos y frívolos, quédense en la puerta hasta que yo vuelva.”
 Entonces él iría dentro y rezaría con devoción completa.

A VECES LAS DISTRACCIONES SON CAUSADAS ??POR UNA DEDICACIÓN INSUFICIENTE A LA ORACIÓN 

La beata Clara de Rimini llevaba una vida despreocupada en que la religión no era algo para tomarse demasiado en serio. A los treinta y cuatro años, entró en la iglesia un día, sólo para escuchar un mensaje bastante contundente desde el cielo:
“Clara, trata de decir un Padre Nuestro y un Ave María a la gloria de Dios, sin pensar en otras cosas”
Castigada por este reproche, ella tomó más en serio sus deberes religiosos.
“Este pueblo se acerca a mí con su boca y me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí.” (Isaías 29:13)
Por esta razón, el sacerdote franciscano beato Tomás de Cori insistió en que el Oficio Divino se recite lentamente y con reverencia, pues, como él dijo,
“Si el corazón no reza, la lengua trabaja en vano.”

ORAR CON FERVOR

Jesús enseñó a sus discípulos la importancia de orar sinceramente y, de hecho, ofreció el Padrenuestro como modelo de tal oración (Mateo 6:9-13).
Cuando alguien le preguntó al beato Jordán de Sajonia la mejor forma de oración, dijo:
“La forma en que usted pueda orar con más fervor.”
San Edmundo nos dice:
“Es mejor decir un Padre Nuestro con fervor y devoción que un millar sin devoción y lleno de distracción.”
De hecho, Santo Tomás de Aquino nos advierte,
“permitir que la mente divague en la oración es pecaminoso y obstaculiza que la oración tenga frutos”
Si hacemos todo lo posible para permanecer enfocados en nuestra oración, no sólo vamos a agradar a Dios, sino también a hacer un gran progreso espiritual. De acuerdo con San Luis de Montfort,
“El que lucha incluso con las distracciones más pequeños cuando dice fielmente incluso la oración muy pequeña, también será fiel en las cosas grandes”

COMO EVITAR LAS DISTRACCIONES

Para lograr esto, debemos empezar siguiendo los sencillos consejos de Santa Teresa de Ávila:
“Nunca dirija sus palabras a Dios, mientras que usted está pensando en otra cosa.”
Dios es digno de nuestra atención. Es admirable orar mientras trabajamos o mientras conducimos o hacemos otras cosas – siempre y cuando hagamos la presencia del Señor central.
Hay momentos en que la fuente de nuestra distracción es otra persona – alguien en la iglesia cuya inquietud o actividad nos hace que sea difícil para nosotros. Santa Teresa de Lisieux escribió de tal experiencia en su autobiografía, La Historia de un alma:
“Durante mucho tiempo he tenido que arrodillarme durante la meditación cerca de una hermana que no podía dejar de estar inquieta. Me mantenía en silencio, bañada en sudor con frecuencia, mientras que mi oración no era más que la oración de sufrimiento. Al final traté de encontrar alguna manera de llevarla pacíficamente y con alegría, al menos en los mas hondo de mi corazón”.
Como Santa Teresa de Lisieux declaró:
“Tengo muchas distracciones, pero tan pronto como me doy cuenta de ellas, rezo por esas personas o los pensamientos que están desviando mi atención. De esta manera, obtengo el beneficio de mis distracciones.”
Hablarle a Él de una manera muy cariñosa y cómoda, tal como lo haríamos con cualquier otro amigo o ser querido, puede ser un medio útil para superar las distracciones.

PARA MAYOR REFLEXIÓN

“La dificultad habitual de la oración es la distracción. En la oración vocal, la distracción puede referirse a las palabras y al sentido de estas. La distracción, de un modo más profundo, puede referirse a Aquél al que oramos, tanto en la oración vocal (litúrgica o personal), como en la meditación y en la oración contemplativa. Dedicarse a perseguir las distracciones es caer en sus redes; basta con volver a nuestro corazón: la distracción descubre al que ora aquello a lo que su corazón está apegado. Esta humilde toma de conciencia debe empujar al orante a ofrecerse al Señor para ser purificado. El combate se decide cuando se elige a quién se desea servir”, Catecismo de la Iglesia Católica,  2729
“De hecho, es esencial para un hombre emprender la lucha en contra de sus pensamientos, si los velos se tejen desde sus pensamientos y encubren su intelecto, han de ser eliminados, lo cual le permitirá a su vez su contemplación sin dificultad hacia Dios y evitar seguir la voluntad de sus pensamientos errantes”, San Ammonas el Ermitaño
“El diablo nunca está más ocupado tratando de distraernos que cuando nos ve orar y pedir a Dios por gracias. ¿Y por qué? Debido a que el enemigo ve que en ningún otro momento ganamos tantos tesoros de los bienes celestiales como cuando oramos”, San Alfonso María Liguori.

ALGO QUE USTED PODRÍA INTENTAR

Santa Teresa de Avila sugiere que, al principio de la oración, cerremos los ojos “con el fin de abrirnos más a los ojos del alma”, lo cual reduce la posibilidad de distracciones.
Algunos consejos valiosos sobre la oración provienen de San Pablo de la Cruz:
“Cuando quiera orar, no importa si usted no puede meditar. Haga pequeños actos de amor a Dios, pero con suavidad, sin forzarse a usted mismo”.
San Pablo también dice:
“En cuanto a las distracciones y tentaciones que se presentan durante la santa oración, usted no necesita estar perturbado. Retírese por completo a la parte superior de su espíritu para relacionarse con Dios en espíritu y verdad”
Fuentes: Fray Joseph Esper, Signos de estos Tiempos

0 comentarios:

Publicar un comentario